domingo, 25 de noviembre de 2012

Guerrilleros destacados


Juan José Muñoz Lozano, es el nombre más extendido, probablemente porque también usaba el nombre falso, en sus desplazamientos, de Juan José Romero Pérez. Pero según su partida de nacimiento:  Jorge José Muñoz Lozano (a) Roberto. Nació en Ciudad Real el 3 de septiembre de 1914, hijo de Ramón y Engracia, vecino de Madrid, calle Hermosilla 122, y después en calle Lagazca nº 13.
El movimiento nacional le sorprendió Madrid, incorporándose a las “milicias rojas”, donde por sucesivos ascensos llegó a la categoría de Comandante, siendo herido varias veces en los diversos frentes en que operó.
A la terminación de la guerra, se internó en Francia y en contacto con el Partido Comunista, organizó varios grupos de tipo militar con exiliados en el sur de Francia, y terminada esta misión marchó Toulouse, llamado por el aparato dirigente del partido, donde realizó un curso de capacitación política (fue un curso de guerrillero) y más tarde se internó en España por Prat de Molló. Provisto de documentación con nombre falso. En Barcelona permaneció algún tiempo y marchó a Logroño, para tomar contacto con la guerrilla de Aragón, no consiguiéndolo, por no conocer la estafeta militar. Regresando a Madrid y nuevamente en contacto con elementos del Partido Comunista, lo comisionaron para Bilbao, donde en agosto de 1945 dio un atraco en el pueblo de Sopuerta (Vizcaya), de 22.000 pts.
Tras un intento fallido de contactar con la Agrupación Guerrillera de Levante, se reune en Madrid con la mano derecha de Carrillo en el interior de España, Agustín Zoroa, quien le comisiona a entrevistares cn la Regional del Partdo en Sevilla, hasta donde se desplaza.
Puesto en contacto con la regional de Sevilla lo hicieron delegado político militar de la provincia de Málaga, y más tarde identificado su ambiente comunista con los bandoleros, jefe principal de las guerrillas en la zonas limítrofes de Málaga y Granada, a las que se incorporó de una forma activa, en el cortijo del Imán en la sierra de Nerja.
En esta situación realiza algunos secuestros, solucionándose con los beneficios obtenidos la situación precaria de los forajidos, tomando contacto con el Partido Comunista de Granada, al que envía cantidades de dinero para satisfacer las necesidades de la Agrupación.
En el año 1946 y la guerrilla aumentan a 160 hombres los que tiene distribuido en dos batallones y esto a su vez en dos compañías. En septiembre de 1947 pasó con un grupo de nueve hombres a Sierra Nevada, haciéndose cargo de la agrupación guerrillera de Granada que mandaba un tal Sevilla, permaneciendo hasta mayo de 1948 en el que regresó a la zona de Málaga. La agrupación contaba entonces con unos 200 hombres. 

En el año En 1949, recibe la guerrilla material del partido, a través del pueblo de Salar de Loja. En este año los guerrilleros despliegan gran actividad, pudiendo decirse que esta fue la época de mayor fuerza, verificándose secuestros y grandes de golpes económicos. A finales de este año existen algunas deserciones y los guerrilleros demuestran cansancio como consecuencia del poco espíritu combativo y en los primeros meses del año 1950, reunió un pleno en la sierra para acordar la suspensión de la lucha, fundándose en la situación política internacional, y en la actividad desplegada por la fuerza represora. Después de varias reuniones de esta índole, fue autorizado para marcharse de la Sierra. Al marcharse quedó dividida la agrupación en dos partidas al mando de “Clemente” y de “Pablo”, actuando en las provincias de mala de Granada respectivamente. (declaración de Roberto a la Guardia Civil de Málaga)

 Otras informaciones que he recogido.
Roberto no era persona que le gustara hablar de su vida anterior a la guerrilla pero en alguna ocasión, en los vivac de los campamentos si deslizó alguna semblanza:
Perteneció a la juventudes comunistas y trabajaba en Madrid en un hotel de fama, el Ritz, donde se sacaba un buen dinero como botones. Como era un chico espabilado, hacia recados extras entre los señores que se dedicaban a jugar en el salón que para ese menester tenían el mencionado hotel. Su madre, preocupada, lo sacó de ese trabajo para que no se al maliciara y lo colocó en la perfumería Gal de Madrid.
Posteriormente ingresó en la Quinta Brigada de Acero, estando allí murió su hermano, en el frente de Toledo, marchando el entonces para la parte de Barcelona. Después, estuvo con la brigada del campesino, alcanzando el grado de teniente coronel, y estando de permiso en Barcelona fue cuando conoció a la madrileña Consolación Rodríguez Herades con la que se casó, y tuvo una hija llamada Pepita Muñoz, nacida en 1939.
Al terminar la guerra se fue a Francia, ingresando en el campo de Argeles, del que salió para ejercer como chófer, lo que le permitió realizar algunos viajes a Barcelona como empleado francés.
De allí fue a parar a Alemania donde estuvo trabajando en una fábrica metalúrgica, sirviendo de espía para la resistencia francesa. Llegando posteriormente a la Normandía luchando en el maquis francés, operando por los bosques de Blois. Ingresa en la novena brigada, que fue por lo que quiso recordarla, aplicando aquí este nombre a la Agrupación Guerrillera. Esta brigada la componían dos batallones, el sexto y séptimo, tal como aquí los organizó.
Un guerrillero entrevistado, decía que era un señorito en la guerrilla, que tenía un ordenanza, José Martín Navas (a) Tomás, quien cada media hora le llevaba café, al que era adicto. En la sierra vestía como resto de los guerrilleros, y otro guerrillero me comentó que estaba pendiente de sus uniformes, y que no le importaba dar el suyo si veía otro mal estado. También me dijo que le gustaba mucho los chistes y que tenía muy buen sentido del humor, que le hacía mucha gracia el acento andaluz. Tenía muy buena prensa entre sus hombres. También parece que le gustaban demasiado las hembras, tuvo una novia en plena sierra Almijara, en Venta Panaderos muy cerca del Lucero. Estaba un poco cojo, de una herida de la guerra.
Fue ejecutado en el cementerio de San José de Granada a las siete de la mañana del 22 enero 1953. El jefe del piquete le dio el tiro de gracia tras comprobar el médico que aún respiraba. Fue enterrado en una fosa común que actualmente tiene nichos construidos sobre ella.

Manuel Jurado Martín, (a) Fraile en su pueblo Torrox, y Clemente en la Sierra.
Única foto de Clemente que existe. Pero era de cuando estuvo en el ejército. Después aparentaba mucha más edad y tenía el pelo blanco por lo que le decían el Canillo.
Nació el 22 febrero 1915, natural y vecino de Torrox. Hijo de Rafael y de Nieves Soltero tenía cierta instrucción por lo que abrió una escuela frente a la iglesia en la que daba clases nocturnas a los chicos que no acudirán a la oficial, por estar trabajando durante el día.
Según declaró a la guardia civil de Málaga, al estallar el movimiento nacional fue afiliado a las juventudes socialistas unificadas JSU. Al ser liberado su pueblo por el ejército nacional fue movilizado y se incorporó al mismo don del uso por la causa, siendo hecho prisionero por lo rojos que lo encuadraron en un batallón de trabajadores hasta la terminación de la guerra en que regresó a su pueblo natal, donde fue detenido y presentado la autoridad militar, que le siguió procedimiento por el supuesto delito de deserción, tardando en resolverse este expediente algún tiempo y en el que quedó probado que no hubo tal deserción, regresando al polo de Torrox en el que se dedicó honradamente su labores de trabajo como brasero.
Dice que se marchó la Sierra por la influencia del alcalde de Torrox, don Francisco Ortega Núñez. LQue al subir la montaña se entrevistó con una partida de forajidos que mandaba un tal Ramón Vía, uniéndose a ella sin declaración pública por lo que tenía amplia libertad para bajar al pueblo de Torrox sin temor a ser detenido, y de todo cuanto sucedía informaba al alcalde. En cierta ocasión que Ramón Vía estuvo necesidad de ir a Málaga, además de cobijarle en su domicilio, le facilitó su propia documentación. Al ser apresado Ramón Vía en Málaga, y descubrirse la organización clandestina en el pueblo, decidió marcharse a la Sierra, cosa que efectuó el 27 agosto 1945. Estuvo desarmado varios meses por exigir los forajidos que acreditara su lealtad con un algún delito de sangre. Apuntándole como tal el asesinato del alcalde de Torrox. Simuló el atentado contra el alcalde, realizando varios disparos que alarmaron al vecindario y transeúntes con lo cual quedó probado ante la partida de Ramón Vía el hecho delictivo cometido.
Físicamente era moreno alto y delgado, de aproximadamente 1´75 m. Su carácter era frío, un guardia al detenerlo dijo que tenía una mirada penetrante.
Un guerrillero me comentó que estando en los campamentos a penas salía de su tienda, y que era muy callado y reservado. En varios combates que este guerrillero compartió con él dice que no intervenía que siempre estaba protegido por la guardia personal que constituía el llamado Grupo de Enlace. Era quien realmente llevaba el control de la Agrupación, quien ordenaba las misiones, y quien dotaba del dinero y de todo lo necesario a los grupos.
En la época final, poco antes de ser capturado se hacía llamar “Sergio”.

Rafael Jurado Martín (a) Fraile en su pueblo y Nico en la Sierra.
Nació en Torrox en 1920, era de los tres hermanos el mediano. Era de estatura media, y muy moreno. Se marchó la Sierra el 23 marzo 1946 junto con su hermano Antonio Jurado Martín Felipe, incorporándose a la partida de su hermano mayor Clemente.
Llegó a ser jefe de grupo, y se le acusó del asesinato del guardia civil Pérez Amat, en el cortijo de la viuda acerca de Río de la Miel. Entre operación en la que participó se encuentra el asesinato del vecino del Acebuchal Antonio Ortiz Torres el tres de junio de 1947.
Murió en el combate de Cerro Verde, un guerrillero que le vio dijo que ”le metieron una bala en el pecho, y le salía la sangre a borbotones. Pese haber sido vendado en dos ocasiones y éste me hicieron una coladera de balas y él decía <<darme un arma que tire tiros, que esta sangre se derrama por la República>>. Se apoyó contra un pino y se puso a disparar hasta que lo cocieron a balazos”.
Este mismo guerrillero comenta que en una ocasión, fue con su grupo hasta la Venta Panaderos (en plena sierra), y le dijo al dueño que pusiera un litro de vino por los cuatro que iban, cosa totalmente prohibida por Roberto. Lo que le costó una fuerte reprimenda y unos días castigado a ir por agua.

Antonio Jurado Martín (a) Felipe

Probablemente el guerrillero más bravo de todos los que constituían la Agrupación. Era partidario de métodos mucho más violentos, por lo que tuvo varios enfrentamientos con su hermano Clemente llegando incluso a ponerle la pistola en el pecho, acusándolo de que tenía la culpa de todo lo que ocurría en la Agrupación. Por el mismo motivo se enfrentó en diversas ocasiones a Roberto.

Un guerrillero que conozco me dijo de él, que que sus métodos no eran demasiado leales, que llegaba a los cortijos con la pistola en la mano y maltratando a los moradores. Se le acusa de multitud de asesinatos entre ellos algunos de sus propios compañeros, condenados a muerte en los plenos por alguna u otra razón.
El mismo guerrillero me aseguró, que fue el causante de la muerte de Manuel Lozano Laguna (a) Lozano, por aquel entonces Comandante Jefe del sexto batallón. Parece que aprovechó la confusión durante el combate en Montenegro (Zafarraya), para dispararle un tiro en la cabeza con su pistola.
Murió fusilado en el cementerio de Granada el 16 de abril de 1953, en compañía de su hermano Clemente.

Manuel Lozano Laguna (a) Lozano

Natural de Villanueva la Serena (Badajoz).
Según personas que lo conocieron parece que tenía la carrera de veterinaria o le restaba muy poco para terminarla. Otra información habla de que había estudiado hasta tercer curso de medicina por lo que era el encargado de poner inyecciones. Gozaba de prestigio entre los guerrilleros los campesinos pues trataban aliviar, en lo que podía, los dolores de los enfermos de la familia campesinas.
Otra fuente afirma que durante la guerra había sido capitán de artillería donde logró el grado de comandante.
Vino Andalucía desde Orán (Argelia) en el grupo que desembarcó en Cerro Gordo junto a Ramón Vía, en octubre de 1944.
Torca de Montenegro. Lugar del combate en el que murio Lozano.

Un guerrillero afirmaba que tenía una hermana monja, y había estado en Rusia. En el campamento era el encargado de sacarnos la muela. “Era muy distinto los hermanos frailes porque Clemente se cambiaba de ropa único era otra cosa, pero Felipe era muy guarro y a Lozano eso no le gustaba, quería que fuéramos afeitados con la ropa curiosa como Felipe no le gustaba era muy dejado le tenía mucho coraje a Lozano”. El mismo guerrillero me dijo que solía tener un tablero de ajedrez con el que jugaba con todo aquel que quería, y que era un excelente guerrillero y una gran persona. Solía decir que un guerrillero debía “comer fuerte, cagar duro, y enseñar las pelotas a la muerte”.
Murió en combate en Montenegro (Zafarraya), el 10 diciembre 1949. El guerrillero antes mencionado me aseguró que fue Felipe quien lo mató, y a juzgar por la autopsia es bastante probable que así sucediera.
Cementerio de Zafarraya. Lugar en el que reposan los restos de Lozano Laguna.

El informe de la autopsia decía que era musculoso y bien constituido de talla 1´80 m. Tenía un disparo con entrada en la región occipital y salida por la región y izquierda con desgarro y pérdida de molares, por lo que el tiro fue por la espalda, como me aseguró este guerrillero.
Fue enterrado en el cementerio de Zafarraya, en el suelo en una fosa, encima de la cual en la actualidad hay un pasillo rodeado de nichos. En el momento de su muerte aparentaba unos 28 o 30 años. No fue reconocido y en su partida de defunción aparece como desconocido.
Antonio Gutiérrez Saéz “Cristino” o “Gato”
Natural de El Rescate, (Almuñécar) nació en 1.920, hijo de Miguel y Antonia. Casado, vecino de Almuñécar, profesión del campo. Antes de ser guerrillero era enlace de la partida de Tejero, y así se ayudaba económicamente, ya que pasaba verdaderas calamidades. Cuando sospechó que iba a ser detenido huyo a la sierra, enrolándose primero en la Partida del «Tejero, y luego en VI Batallón, fundado por Ramón Vía.
Su nombre de guerra lo adoptó en memoria de Cristino García Granda, líder guerrillero que intervino entre otras actividades en la operación del valle de Arán. En la aldea de El Rescate era conocido como Gato, por los grandes saltos que daba.
Era un guerrillero muy bravo y muy violento, tenía verdadera obsesión con armar a sus hombres, y para ello el camino más “fácil” era recoger estas armas de los guardias o soldados abatidos en enfrentamientos, en los que mostraba unos nervios de acero, mostrándose frío en situaciones verdaderamente comprometidas.
Participó en numerosos episodios entre ellos los que a continuación les relatamos:
En Fornes junto a Ramón Vías, en 1945, participó en el atraco a la tienda de Sebastián Fernández Maroto, el que resultó herido, hiriendo ésta también a Ramón Vía.
Dirigió la operación al cortijo La Cofradía (Almuñécar), donde resultaron muertos dos guardias civiles.
Participó en el intento de asalto al destacamento de Río de la Miel, donde resultó muerto un guardia civil.
Fue el que planeó la emboscada a un grupo de la Guardia Civil en Cantarriján, donde fallecieron dos guardias y un cabo primero.
Al mando de un numerosísimo grupo formado por cuarenta guerrilleros, asaltaron el cortijo Pera en Agrón, donde asesinaron al guarda de la finca José Medina Pérez y al pastor, Francisco Parejo Ruiz por considerarlos delatores.
Se llevaron entre otras cosas, 16.000 pts, cuatro mulos con trescientos kg de harina, y otros trescientos de garbanzos. Además de veinte jamones, doce hojas de tocino, veinte espardillas, dos quesos, treinta tripas de salchicón,  treinta y cinco kg de chorizo, siete cobertores, tres mantas, diez camisas de caballero, y tres trajes nuevos.
La última acción, la que a la postre le costaría la vida, fue la emboscada a un pelotón de soldados en el río Verde de Cázulas, donde murieron cinco soldados y dos cabos. En esta operación obtuvieron numeroso armamento, 10 mosquetones Mauser, un subfusil Schmeisser, un ametrallora ligera y la dotación de munición correspondiente. Al iniciarse el combate fue alcanzado por  un disparo en la cara que acabó con su vida.
Fue enterrado en el cementerio de Otívar, no sin antes ser expuesto al público. La única imagen de la que disponemos pertenece a este miserable acto.


Francisco Sánchez Girón (a) Paquillo

Nació en 1909, natural de Bolívar (Argentina),  y vecino de Olmedo de Camaces (Salamanca), soltero jornalero, hijo de Adrián y Plácida.
Al finalizar la guerra marchó desde Alicante hasta Orán, hasta que reingresó en la península en una de las expediciones realizadas desde Argelia. Fue capturado en 1945, y condenado a muerte, pero se fugó de la prisión de Almería el 5 julio 1946. La Guardia Civil le perdió la pista, y se enroló en la agrupación guerrillera Málaga-Granada, en octubre de 1947.
En 1949 era el, su jefe de información perteneció a su estado mayor siendo jefe de información y del grupo de enlace, lo que se llamaba la guerrilla agitación y propaganda. También se le conocía por “Paquillo el cura”, por haber dicho en una ocasión que antes de la guerra era sacerdote, pero que en el transcurso de la misma dejó los hábitos.
Tenía gracia y sabía decir las cosas al escribir, contribuía a la edición del periódico guerrillero “Por la República”.
No era un buen guerrillero, siempre estaba en los campamentos, y prácticamente no participaban los combates, se dedicaba a la propaganda de los hechos guerrilleros.
Fue capturado en Madrid junto Roberto y al amante de éste Ana “La Tangerina”.
Fue ejecutado en Granada el 3 octubre 1952 a las 5:30 de la mañana.

José Martín García (a) Andrés “Moreno” en su pueblo

Natural de Escúzar (Granada). Nació en 1913, hijo de Antonio y Trinidad, Soltero y de campo. Estatura regular y de tez morena.
Aunque él lo negó ante la Guardia Civil, fue el autor durante la guerra, de la muerte del médico de su pueblo. Lo había comentado en varias ocasiones en los campamentos de la sierra y un guerrillero nos lo contó.
Al terminar la guerra no se presentó por indicación de su padre, por tener la creencia de que en aquellos momentos podía ser fusilado. Sus familiares llegaron incluso a simular su entierro, pero permaneció oculto en su casa hasta el fallecimiento de su citado padre, en 1944.
 Se marchó a la sierra el 6 diciembre 1946, y en 1947 se incorporó a la Agrupación de Roberto.
En 1949 era el Teniente del Grupo de Enlace, especie de Guardia personal de Roberto y su Estado Mayor., solía portar un subfusil de 9 mm y una pistola astra.
Según la opinión generalizada de los guerrilleros era el ejecutor de la mayoría de las sentencias de muerte que se dictaban en los plenos guerrilleros de la sierra.
Era frío y calculador, y algún guerrillero me comentó, que estando en combate, cuando los demás estaban lívidos de miedo, el se mantenía totalmente tranquilo e incluso se reía.
Según todas las indicaciones fue el autor de la muerte del Cabo Antonio Toribio Tejada, en el combate de Cerro Verde. Según afirmaciones de algunos guerrilleros, se vanagloriaba de haberlo arrastrado, cogido por los pelos, unos metros para desenfilarlo del fuego de la Guardia Civil, y así poderle quitar los correajes, el armamento y la munición. Cuando lo detuvieron, en Málaga, aunque negó haber arrastrado el cadáver del Cabo, si reconoció haber cogido su subfusil y pistola reglamentaria.
Fue condenado a muerte y ejecutado en el Cementerio de Granada el 17 de abril de 1953



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada